Los psicoestimulantes en los exámenes finales

La controversia que existe actualmente respecto a los psicoestimulantes es debido a que tienen un potencial de abuso bastante importante. Respecto a esto, y a pesar de que aún no existen suficientes estadísticas, en los últimos años se ha reportado un aumento significativo en el uso de estos fármacos por parte de profesionales jóvenes y estudiantes universitarios. El mayor uso entre estos es ingerirlo de noche para evitar dormirse, estudiar más y así potenciar y mejorar sus habilidades cognitivas. La libertad de no consumir estos fármacos se ve afectada por la competitividad que existe en las sociedades actuales y su uso cuestiona, entre otras cosas, el esfuerzo personal y las capacidades vitales de las personas

Uno de los psicoestimulantes más antiguos es el Metilfenidato, el cual está indicado como tratamiento del TDAH, Narcolepsia, Obesidad y como coadyuvante en la Depresión.

Otro es el Modafinilo, que es una droga más nueva cuyo mecanismo de acción aún no está muy claro. Se han visto resultados muy positivos de su administración en la Narcolepsia, trastornos del sueño, fatigas crónicas, junto a dispositivos respiratorios, entre otros. El mayor consumo de estas drogas se da entre los 20 y 35 años, dicen los especialistas.

La venta de todos los psicoestimulantes por ley es con receta médica. Sin embargo, hoy es posible encontrar múltiples sitios web donde se ofrece la venta clandestina de este medicamento, lo cual ha provocado un aumento sustancial en el consumo de este producto.

Para ambos fármacos se han descrito múltiples efectos adversos a distintos niveles. En el sistema nervioso central se ha reportado nerviosismo, insomnio, ansiedad, irritabilidad, dolor de cabeza y exacerbación de la manía o psicosis. En el sistema digestivo pueden causar nauseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal y disminución del apetito. Unos de los efectos más severos son a nivel cardiovascular, provocando taquicardias, hipertensión, temblor. Cuando hay sobredosis e intoxicación pueden llegar a aparecer además confusión, convulsiones, alucinaciones y hasta daño hepático.

«La mayoría de los que hemos seguido una carrera, hemos sentido la imperiosa necesidad de no quedarnos dormidos, de evitar estresarnos sobre todo cuanto hay tantos cursos y se juntan los parciales, y a veces queremos recurrir a ciertos medicamentos que se nos ofrecen casi como si fueran suplementos vitamínicos, pues NO LO SON; son fármacos controlados con la finalidad de mejorar nuestro ánimo y nuestra funcionalidad, que deben ser recomendados única y exclusivamente por un profesional entrenado. A pesar de lo que diga el vecino, el amigo, etc. AUTOMEDICARSE no mejora tu performance, sólo te expone al uso de una sustancia de la cual no conoces sus efectos y enmascara un cuadro que quizá tengas y para el cual requieras ayuda. Así que si tienes alguno de los siguientes síntomas: tristeza casi todos los días la mayor parte del día, irritabilidad,  trastornos del sueño, desgano, apatía, pensamientos negativos con respecto al futuro, dolor de cabeza, sudoración de manos, trastornos digestivos acude a nosotros; para eso estamos aquí, para AYUDARTE.»

Jenny Taddey

Médico Psiquiatra