Cuidando tu audición

  • Los oídos requieren de muy poca limpieza. La limpieza profunda con el uso agresivo de hisopos y la introducción de instrumentos es innecesario, más bien puede producir infecciones secundarias o heridas en el canal auditivo o el tímpano.
  • Si practica deportes como el buceo, nado frecuente, artes marciales o uso de armas de fuego, debe usar tapones del oído.
  • Si tiene tendencia a infecciones del oído, debe pedir a su médico otorrinolaringólogo que le prescriba gotas para después del baño.
  • La exposición prolongada o repetida a ruidos intensos puede causar pérdida auditiva o agravar alguna deficiencia ya existente. Mantenga el volumen de los auriculares o parlantes dentro del rango normal. Cuando acuda a un concierto de música, a una discoteca o sitio de baile, use protectores auditivos que disminuyan el nivel sonoro y manténgase alejado de los parlantes.
  • Si trabaja con maquinaria ruidosa, use protectores acústicos.
  • Las primeras manifestaciones de afección al oído se presentan con zumbidos y disminución auditiva. Estas molestias desaparecen si se suspende la exposición al ruido.
  • Ciertas enfermedades así como el uso de algunos medicamentos ototóxicos pueden afectar su audición. Entre las enfermedades más comunes están el colesterol y triglicéridos elevados, así como la diabetes mellitus.
  • El cuidado de las condiciones indicadas ayudará a proteger y preservar su audición.