Cáncer de cuello uterino

El cuello uterino o cérvix es una abertura que conecta el útero con la vagina (canal de nacimiento), se encuentra en la parte inferior estrecha del útero, que es un órgano hueco cuya forma es como una pera invertida, en el que se desarrolla el feto.

El cáncer del cuello uterino también se conoce como cáncer cervical,  es uno de los tipos de cáncer más frecuentes en las mujeres. Esta enfermedad consiste en la aparición de células cancerígenas (malignas) en los tejidos del cuello uterino.

El cáncer de cuello uterino provoca anualmente la muerte de 230,000 mujeres en todo el mundo y es la segunda causa de mortalidad femenina, según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Cómo se desarrolla el cáncer de cuello uterino? 

Normalmente las células se dividen para producir más células solo cuando el cuerpo las necesita; si las células continúan dividiéndose cuando no se necesita células nuevas, se forma una masa de tejido extra. Esta masa de tejido extra se le denomina tumor, el cual puede ser benigno o maligno.

Los tumores benignos no son cancerosos, generalmente se pueden operar y, en la mayoría de los casos, no vuelven a aparecer. No son una amenaza para la vida. Los pólipos, quistes y verrugas genitales son crecimientos de tipo benigno del cuello uterino o cérvix.

Los tumores malignos son cancerosos.  Las células cancerosas pueden invadir, dañar tejidos y órganos que estén cerca del tumor, también pueden desprenderse de un tumor maligno y entrar en el torrente sanguíneo o en el sistema linfático.
Así es como el cáncer de cérvix puede diseminarse  a otras partes del cuerpo, ya sea a los ganglios linfáticos, el recto, la vejiga, los huesos de la columna vertebral o los pulmones. Cuando el cáncer se disemina, se le llama metástasis.

El cáncer de cérvix o cuello del útero también se denomina de acuerdo con el tipo de células en donde  se formaron. La mayoría de los cánceres del cuello uterino son carcinomas de células escamosas, cuyas características son ser delgadas, planas, y forman la superficie del cuello uterino.

¿Cuáles son los factores de riesgo para el cáncer de cuello uterino?

  • El factor de riesgo principal de esta neoplasia es la infección  con el  virus del papiloma humano. Las investigaciones demuestran que ciertos tipos del virus están implicados en el desarrollo de cáncer del cérvix uterino y actualmente se considera una enfermedad de transmisión sexual.
  • Hábitos y conductas sexuales, entre ellos, iniciar relaciones sexuales a muy temprana edad, no tener pareja sexual estable y tener sexo sin protección en cualquier momento de la vida.
  • Otros factores de riesgo también son importantes como fumar, estar infectada con VIH (el virus que produce el SIDA), condiciones socioeconómicas precarias, entre otros.
  • Las mujeres con una alimentación con poco contenido de frutas y verduras pueden aumentar el riesgo de sufrir esta enfermedad, las  mujeres obesas también tienen mayor probabilidad de padecerla.
  • Según investigaciones, el uso de píldoras anticonceptivas por periodos  prolongados aumenta el riesgo de padecer cáncer de cuello uterino.
  • Antecedentes familiares de cáncer de cuello uterino, debido a predisposición genética.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de cuello uterino?

  • Los cambios precancerosos del cuello del útero o cérvix generalmente no causan dolor.Los síntomas generalmente no aparecen hasta que las células del cuello uterino anormales se vuelven cancerosas e invaden el tejido cercano. Cuando esto sucede, el síntoma más común es un sangrado anormal que puede comenzar y detenerse entre periodos menstruales regulares o puede ocurrir después de relaciones sexuales, de lavado vaginal o de un examen  pélvico. Este puede durar más tiempo y ser más abundante que de costumbre.
  • El sangrado después de la menopausia también puede ser un síntoma de cáncer cervical. Una mayor secreción vaginal puede ser otro síntoma de cáncer cervical.
  • Es importante que la mujer vea al médico cuanto antes si tiene alguno de estos síntomas.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de cuello uterino?

  • Las revisiones ginecológicas habituales y la realización regular del test de Papanicolau permiten el diagnóstico de las lesiones premalignas, de tal forma que su tratamiento evita que estas evolucionen a lesiones invasivas.
  • El test de Papanicolau (PAP) o citología cérvico-vaginal sigue siendo la prueba más adecuada y empleada para el diagnóstico de lesiones precursoras de cáncer de cuello uterino, frente a otras pruebas disponibles en la actualidad.
    Consiste en una prueba sencilla, no dolorosa, que se realiza durante el examen ginecológico de rutina. Mediante una espátula se obtienen células del fondo de la vagina y del ectocérvix, y con un pequeño cepillo redondeado se toman células del interior del cuello.
    Las células recogidas se depositan sobre un cristal especial denominado portaobjeto, que será enviado al laboratorio para analizar la muestra al microscopio.
  • Para evitar posibles errores en la toma de muestra para PAP, es importante que la mujer siga una serie de recomendaciones antes de acudir al ginecólogo para realizar esta prueba:

1.- Evitar las relaciones sexuales en las 48 horas previas a la realización del mismo
2.- Evitar lavados vaginales en las 48 horas previas
3.- No utilizar espermicida u otras cremas vaginales 48 horas antes del  test

¿Cuál es el tratamiento para el cáncer de cuello uterino?

El tratamiento depende de la extensión del cáncer y puede consistir en una o más terapias:

  • Cirugía: que va desde la extirpación del tejido anormal hasta la del cérvix completo, así como también la del útero entero y de otros tejidos adyacentes.
  • Un cáncer incipiente y no invasivo (carcinoma in situ) puede ser tratado con una operación mínima, mientras que un cáncer invasivo suele requerir una histerectomía (extirpación de cérvix y útero y posiblemente de otros órganos de la pelvis).
  • Terapias:

1.- Radiación: la radioterapia actúa sobre el tumor, destruye las células malignas e impide que crezcan y se reproduzcan. Es un tratamiento
complementario local.
2.- Quimioterapia: tratamiento médico basado en la administración de sustancias químicas (fármacos), que tienen como función impedir la reproducción y
destrucción de las células cancerosas
3.- El tratamiento de la displasia y el cáncer incipiente tienen un alto índice de éxito. El índice de supervivencia a los 5 años, para mujeres con carcinoma
in situ, es prácticamente del 100%.

¿Cómo se puede prevenir el cáncer de cuello uterino?

  • Realice la prueba de Papanicolaou (PAP) en forma regular.
  • Evite múltiples compañeros sexuales.
  • No fume.
  • Practicar buenos hábitos alimenticios.
  • Si tiene una historia de verrugas genitales, debe hacerse un Papanicolaou cada 6 meses.
  • Si tiene más de un compañero sexual, insista en que use condones para prevenir el contagio de alguna enfermedad de transmisión sexual.
  • Recientemente se aprobó la vacuna contra el cáncer de cuello de útero y en algunos países ya es utilizada. Se recomienda la vacuna para mujeres mayores de once años. Recuerde que la vacuna previene este tipo de cáncer, pero no lo cura. Ello no implica que descuide cumplir las diferentes recomendaciones y prevenciones nombradas anteriormente.