Punto Edu | Recomendaciones para un verano saludable

Estar bien preparados para afrontar el verano es fundamental en estas épocas calurosas. Por ello, Punto Edu ha realizado un informe con recomendaciones claves que no debemos de pasar por alto:

Hidratación

El calor da sed, pero el agua no suele ser nuestra primera opción. Parece un disco rayado, pero ocho vasos de agua al día pueden cambiar nuestro rendimiento académico. La buena noticia es que las infusiones, las frutas y los jugos naturales cuentan. “Es recomendable evitar los jugos de caja, embotellados o de sobre por sus altos contenidos de azúcar, colorantes y conservantes”, explica Ernesto Godoy, nutricionista del Servicio de Salud. Por eso, las gaseosas no son fuentes de hidratación. “Las bebidas rehidratantes tienen fundamento científico y validez, pero solo son útiles cuando hacemos actividad física”, añade. De otra forma, tomar este tipo de bebidas no tiene mayor efecto que beber agua.

Actividad física

Se debe practicar actividad física todo el año, no solo en verano”, indica Zezetti Noriega, especialista en fitness y bienestar laboral de la Oficina de servicios deportivos. Recuerda que mantenernos en movimiento aumenta el rendimiento académico. “Está demostrado que el entrenamiento promueve la concentración, lucidez, atención, retención de información, procesos cognitivos, mejora la memoria de corto y de mediano plazo”, añade Godoy. Por eso, la PUCP pone a disposición de la comunidad más de diez deportes de inscripción libre. Escoge la actividad física o deporte de tu preferencia y organiza tu tiempo de tal manera que tus estudios no se vean afectados. No hay excusa.

Indoor/ Outdoor

Si ya practicamos alguna actividad, como correr, es importante evitar la radiación más alta -que se da entre las 11 a.m. y 3 p.m.-, vigilar el sol, proteger el cuerpo con bloqueador, usar lentes y gorro, y tratar de estar con ropa holgada, de preferencia de color claro. Además, no debemos olvidar que el ejercicio nos deshidrata, así que debemos hidratarnos antes, durante y después. Si bien el sol puede disuadirnos de hacer ejercicios, Zezetti sugiere actividades que se realizan bajo techo, como indoor cycling, steps, pilates o bailes coreográficos.

Frutas

El consumo de frutas y verduras aporta fibra, vitaminas y minerales a nuestra dieta. Sobre todo, algunos tipos de fruta aportan mucha más agua y son poco calóricas. La sandía, por ejemplo, es un fruto compuesto por 92% de agua. La piña también tiene bastante agua y promueve un buen trabajo de los riñones. Otras parecidas son el melón y el pepino. Además de mantenernos nutridos, evitan la deshidratación.

Sueño

Durante las vacaciones dormimos más y el cambio de horarios por el inicio de clases puede ser duro si no tomamos precauciones. Es recomendable dormir entre siete y nueve horas, según nuestro desgaste físico e intelectual. “Dormir la cantidad de horas adecuada evita enfermedades, el estrés, la ansiedad y mejora el rendimiento académico”, señala Godoy. Si practicamos algún ejercicio, es clave dormir para regenerar los músculos.

Desayuno

De acuerdo con el nutricionista, “el desayuno es importante porque es el primer combustible del organismo. Tomarlo regula el apetito y las ingestas de comida durante el día”. Así como es importante no omitirlo, su composición debe contener tres grupos alimenticios: proteínas, energéticos y reguladores. El tamaño de las porciones y las cantidades de cada grupo depende de las necesidades de cada persona.

Si quieres leer el artículo completo ingresar aquí.

Fuente: Punto Edu Web