Punto Edu | Los beneficios de las pausas activas

La organización Mundial de la Salud define actividad física como cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos, con el consiguiente consumo de energía.  Ello incluye las actividades realizadas al trabajar, jugar y viajar, las tareas domésticas y las actividades recreativas.

Las pausas activas son un conjunto de ejercicios físicos desempeñados por los trabajadores, y actúan de forma preventiva y terapéutica, no producen desgaste físico, porque es de corta duración, y el trabajo es desarrollado haciendo hincapié en los estiramientos y en compensación de las estructuras más afectadas en las tareas operativas diarias de cada sector de la empresa. Los ejercicios se realizan en el propio puesto de trabajo con la misma ropa de trabajo, pues se trata de una gimnasia de poco tiempo (entre 8 y 10 minutos).

El principal enemigo de la salud de las personas es el sedentarismo. Los expertos calculan que los empleados de oficina pasan sentados el 75% del tiempo. Las pausas activas nos ayudan a promover la actividad física como hábito de vida saludable y reducir riesgo cardiovascular.

Son necesarias para prevenir la aparición de desórdenes músculo esqueléticos, aminorar la repetitividad de movimientos en actividades, como la digitación y el uso del mouse; permiten el cambio de posturas y las mejora; relajan los segmentos corporales más exigidos en el trabajo y reactivan los más utilizados; mejoran la amplitud articular y oxigenación muscular; optimizan la elasticidad de tendones y músculos; retardan la aparición de fatiga muscular; y disminuyen la tensión muscular innecesaria.

Estos breves períodos de descanso disminuyen la sensación de agotamiento mental, y aumentan la productividad y el desempeño del trabajador. El ejercicio, incluso por periodos cortos, puede hacer que se eleven los niveles sanguíneos de endorfinas, que son las responsables de sensación de bienestar, euforia y felicidad.

Rompe rutinas de trabajo y, por lo tanto, reactiva a la persona, física e intelectualmente de manera que su estado de alerta mejora y puede estar más atenta a sus labores, pues mejora la concentración en la tarea.

Esta iniciativa la vienen desarrollando Servicios Deportivos, con muy buena acogida, previa coordinación al correo khernan@pucp.pe.

Es importante destacar que las pausas activas forman parte de una estrategia con la que se pretende impulsar un cambio de comportamiento gradual en la que se realice algún tipo de actividad física, y que permita establecer una armonía entre la salud del trabajador y su productividad como de la gestión del riesgo ergonómico; por ese motivo, involucra a un equipo multidisciplinario en el que el Servicio de Salud es uno de los actores.

Recuerda que estas pausas pueden realizarse cuando sientas pesadez corporal, fatiga, estrés, cansancio, angustia, molestias visuales, falta de concentración, etc. Esta actividad no produce desgaste físico ni sudoración y no nos deja tan extenuados  ni tan relajados como para desear una siesta.

Te invitamos a convertirte en un líder de pausas activas dentro de tu lugar de trabajo, toma la iniciativa, pues muchos serán los beneficiados ya que su práctica afecta positivamente la relación entre los compañeros.

¿Te gustó este artículo? Dale un like a nuestro Facebook Servicio de Salud PUCP.

Por:

Dra. Luz Yazawa Cubillas

Médico ocupacional del Servicio de Salud PUCP.

Fuente: Punto Edu.