Punto Edu | La alimentación vegetariana

La dieta vegetariana es aquella alimentación que excluye todo tipo de alimento de origen animal con el fin de cuidar el medio ambiente, y sobre todo promover la salud de la persona haciendo un uso racional y variado de los alimentos de acuerdo con el requerimiento de nutrientes de cada persona.

La Asociación Americana de Dietética (AAD) menciona que existen tres categorías principales de vegetarianismo: vegan o vegano (vegetarianismo puro); lactovegetariano, el que acepta leche y sus derivados; y el ovolactovegetariano, aquella persona que acepta lácteos y huevos en su dieta. Existen tendencias como el piscivegetarianismo, crudivegano, frutivegano y el flexivegetariano, que son aquellas personas que comen principalmente alimentos de origen vegetal y en muy pocas ocasiones alimentos de origen animal.

La Asociación de Dietistas de Canadá y la AAD manifiestan que “las dietas vegetarianas planificadas son saludables, nutricionalmente adecuadas, y proporcionan beneficios para la salud en la prevención y el tratamiento de determinadas enfermedades” (AAD, 2003).

Las dietas vegetarianas ofrecen muchos beneficios, como bajos niveles de grasas saturadas, colesterol y de sustancias ácidas. Asimismo, aportan grandes cantidades de fibra, magnesio, potasio, folato, antioxidantes, como la vitamina C y E, y fitoquímicos que previenen el daño celular y reducen la probabilidad de enfermedades, entre ellas el cáncer. Los antioxidantes controlan el efecto negativo de unas sustancias llamadas radicales libres que alteran las membranas celulares y dañan los órganos de las células, como mitocondrias, ribosomas, núcleo y, por lo tanto, el ADN. Estudios en personas vegetarianas muestran que estas personas tienen valores inferiores de Índice de Masa Corporal (IMC), por lo que controlan mejor su peso, y menores tasas de mortalidad por accidente cardiovascular (AAD, 2003).

La alimentación vegetariana involucra un consumo muy alto de verduras, frutas, menestras, cereales, como trigo, kiwicha, kañihua, semillas como ajonjolí, linaza, chía, girasol, frutos secos, maca, germen de trigo, salvado de trigo, etc. Todos ellos de muy alta calidad que brindan muchos nutrientes, lo que promueve rendimientos altos y sin colesterol ni grasas saturadas, y reduce sustancialmente la probabilidad de muchas enfermedades.

Otra característica de este estilo de vida es la alta ingesta de fibra, lo que previene el estreñimiento. Se sabe que el estreñimiento es un factor principal de cáncer de colon debido a que los desechos permanecen por mucho tiempo en él, por lo que generan alteración de su flora bacteriana, produce inflamación de las células y aumenta la cantidad de toxinas en nuestro organismo.

Finalmente, hay que mencionar que existen cuatro nutrientes críticos en una persona vegana: calcio, hierro,  vitamina B12 y vitamina D, por lo que se recomienda usar un suplemento multivitamínico para cubrir el aporte de estos. Por otro lado,  el requerimiento de proteínas si se cubre en una dieta vegetariana.

¿Te gustó este artículo? Dale un like a nuestro Facebook Servicio de Salud PUCP.

Por:

Lic. Ernesto Godoy

Nutricionista del Servicio de Salud PUCP

Fuente: Punto edu web