Punto Edu | Consejos para conservar y consumir alimentos

¿Alguna vez te has enfermado por comer alimentos en mal estado o de poca calidad? Conversamos con el Dr. Guillermo Salazar, médico del Servicio de Salud PUCP, sobre cómo evitar este tipo de problemas y cómo preparar mejor nuestras loncheras.

Los dolores estomacales no son males exclusivos del verano, en el que la temperatura elevada descompone con mayor velocidad los alimentos que se pueden consumir. La comida procedente de algún lugar poco confiable o la falta de cuidado al preparar una lonchera pueden ser también determinantes en nuestra salud y bienestar diario.

¿Qué puede ocurrir si ingerimos algún alimento en mal estado? El Dr. Guillermo Salazar, médico del Servicio de Salud PUCP, nos contesta: “Las consecuencias en la salud se pueden dar en corto o mediano plazo. Desde una gastroenteritis aguda hasta una parasitosis intestinal o gastritis crónica, además de posibles desbalances nutricionales y, por consiguiente, problemas metabólicos”. De allí que sea importante prevenir.

En ese sentido, según el especialista, “lo mejor será siempre optar por una comida que cubra los requerimientos nutricionales correspondientes” y que provenga de lugares confiables y seguros, preferiblemente hecha en casa. “Es importante ingerir alimentos procedentes de un lugar de garantía, pues se entiende que estos han realizado procesos formales para tener las licencias del caso, reduciendo los factores de riesgo”, explica Salazar.

Respecto a la comida casera, al momento de armar nuestras loncheras, el especialista señala que es recomendable tener en cuenta, por ejemplo, el envase en que se transportará la comida, el cual debe de ser hermético y encontrarse limpio. Asimismo, indica que no hay que descuidar su refrigeración, especialmente si se trata de un plato cocinado con algún producto de “alto riesgo” (que se descompone con facilidad), como son los pescados, los mariscos y los huevos. Lo cierto es que, como lo asegura Salazar: “cuanto más reciente sea la preparación de los alimentos -sean crudos o cocinados- respecto al momento de consumo, mayor es la seguridad alimentaria”.

Cuidado con la lonchera

El doctor Salazar nos brinda algunos consejos prácticos para evitar intoxicaciones con la comida transportada en táper o lonchera:

  • Mantener las mínimas reglas de higiene de manos antes de procesar o elaborar los alimentos.
  • No mantener los alimentos a temperatura ambiente durante más de cuatro horas.
  • Limitar todo lo posible el tiempo que transcurre entre la elaboración y el consumo.
  • Lavar las frutas y verduras con agua potable y desinfectarlas antes de su elaboración y/o consumo.
  • Refrigerar todos los platos. Esto puede hacerse en un nevera portátil con agua y hielo.

¿Qué alimentos son los más propensos a descomponerse?

  • Huevos y productos que los contengan (tortillas, revueltos, huevo duro, salsas).
  • Pescados y mariscos, aunque estén cocinados.
  • Carne picada y derivados cárnicos, como salchichas, hamburguesas o albóndigas.
  • Leche y derivados, así como productos elaborados que contengan leche y/o huevo.

Recomendaciones de consumo

Desayuno: tostada con margarina o mermelada, además de avena, leche entera, zumo de naranja o cereales mezclados con leche.

Media mañana: frutas, como manzana, pera o naranja; zumo de piña o yogur.

Almuerzo: se podría consumir una entrada variada de ensalada fresca y cocida, además de porciones de arroz, papas sancochadas, purés y pastas, acompañadas con algún tipo de carne, ya sea pescado, pollo, carne de res u otros. Se debe evitar el exceso de frituras. Acompañar con jugo de manzana, agua de piña o chicha morada.

Merienda: consumir básicamente frutas frescas, además de galletas de avena, almendras o un chocolate.

Cena: puré de verduras, sopas de fideos, arroz blanco con huevo, tortillas en general y yogur. Si se desea consumir otro alimento, posteriormente, se puede optar por leche semidescremada, leche caliente o alguna infusión.

Fuente: Punto Edu Web