Día Mundial para la Prevención del Suicidio

El comportamiento suicida presenta una tasa que va en aumento alrededor del mundo, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien la define como un problema de salud pública.

Así, “el suicidio es la quinta principal causa de muerte  en personas mayores de 30 a 49 años, y es la segunda causa principal de muerte en el grupo de edad de 15 a 29 años a nivel mundial” (OMS). Solo en Lima Metropolitana se calcula que por cada 22 minutos, una persona intenta hacerse daño. A nivel mundial, se registran 800 000 suicidios por año; y en el Perú, la cifra es de 1000. Para el año 2014, “la depresión estuvo presente en 2 de cada 3 suicidios, significando aproximadamente el 80% de estos casos” (Instituto Nacional de Salud Mental – INSM). De acuerdo con el Ministerio de Salud, la depresión en el Perú es el trastorno mental más común y es la causa del 70% de los suicidios registrados en nuestro país.

Si bien es cierto, la heterogeneidad en las razones para el pensamiento suicida hace que sea difícil detectar y/o perfilar una actitud evidente; la tendencia suicida está íntimamente ligada a los problemas de violencia sexual, problemas familiares, violencia doméstica, embarazos adolescentes, y otros relacionados a la violencia social.

 

“Mitos sobre el comportamiento Suicida”

Fuente: https://www.paho.org/per/

Ver Problemas de Depresión – Brochure

 

Situaciones de riesgos y los acontecimientos que pueden desencadenar suicidios o intentos de suicidios

La Organización Mundial de la Salud identifica los siguientes factores generales de riesgo:

  • Bajo nivel socioeconómico y educativo.
  • Pérdida de empleo.
  • Tensión social.
  • Problemas con el funcionamiento de la familia, las relaciones sociales y los sistemas de apoyo.
  • Traumas, tales como abuso físico y sexual.
  • Pérdidas personales.
  • Trastornos mentales, tales como depresión, trastornos de la personalidad, esquizofrenia, alcoholismo y abuso de sustancias.
  • Sentimientos de falta de valor o desesperanza.
  • Bullying (por orientación sexual, raza, situación económica, etc.).
  • Comportamientos idiosincrásicos (tales como estilo cognitivo y constelación de la personalidad).
  • Problemas de juicio, falta de control de los impulsos y comportamientos autodestructivos.
  • Poca capacidad para enfrentar problemas.
  • Enfermedad física y dolor crónico.
  • Exposición al suicidio de otras personas.
  • Acceso a medios para hacerse daño.
  • Acontecimientos destructivos y violentos (tales como guerras o desastres catastróficos).

Ver fuente.

 

Factores Protectores

Aunque no eliminan el riesgo de suicidio, pueden ayudar a contrarrestar la extrema tensión que los producen:

  • Apoyo de la familia, amigos y otras personas importantes.
  • Creencias religiosas, culturales y étnicas.
  • Participación en la comunidad.
  • Vida social satisfactoria.
  • Integración social, p. ej., a través del trabajo, el uso constructivo del tiempo libre, etc.
  • Acceso a servicios y asistencia de salud mental.

Recursos Organización Mundial de la Salud – OMS

Aquí puedes descargar las siguientes fuentes de información/ayuda:

Otros recursos