Influenza

La influenza es una enfermedad estacional causada  por un virus que ataca normalmente el tracto respiratorio alto (la nariz y garganta)  bronquios y raramente también los pulmones. La infección usualmente dura una semana  y es caracterizada por un inicio súbito de fiebre alta, dolores musculares, dolor de cabeza, severo malestar general, tos no productiva, dolor de garganta y secreción nasal. La mayoría de las personas se recupera en una o dos semana sin requerir tratamiento alguno. En los extremos de la vida (infancia y ancianidad) así como en personas que padecen enfermedades previas como: Enfermedades Respiratorias Crónicas, Diabetes Mellitus, Cáncer, Enfermedades Renales o Cardiológicas, la Influenza se constituye en un serio riesgo para la vida. En estas personas la infección puede desarrollar severas complicaciones, empeorar las enfermedades de fondo llegando inclusive a la neumonía y la muerte

La Influenza aparece rápidamente alrededor del mundo en epidemias estacionales, generando impacto económico en las poblaciones afectadas por los gastos que origina por concepto de atenciones, medicamentos, hospitalización y manejo de las complicaciones, así como por la pérdida de la capacidad laboral de las personas afectadas.

Las personas sanas pueden enfermarse gravemente a causa de la influenza y contagiar a su familia y amigos. La vacunación puede reducir los casos de influenza.

Las medidas más importantes para protegerse contra la enfermedad y a su familia son:

1.- aplicarse la vacuna anualmente, se recomienda que todas las personas de 6 meses de edad o más se vacunen contra la influenza. Muchos niños que reciben la vacuna contra la influenza por primera vez necesitan 2 dosis para tener protección contra la enfermedad, en casos particulares es recomendable que el pediatra del niño confirme si necesita una segunda dosis,

2.-  las medidas preventivas para evitar contagiarse contra la influenza son, evitar estar en contacto con personas que tengan dicha enfermedad, lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón. Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca ya que de esta manera se propagan los virus. Cúbrase la boca y la nariz cundo tosa o estornude.

Todas las personas corremos el riesgo de contraer la influenza, esta enfermedad puede causar fiebre, tos, dolor de garganta, congestión nasal, dolores musculares, de cabeza, escalofríos y fatiga o agotamiento corporal. Pero en algunas personas los síntomas pueden ser mucho más severos causando la hospitalización e incluso puede ser mortal.  Muchas personas pueden sufrir complicaciones graves relacionadas con la influenza como la neumonía o empeorar un problema de salud crónica ya existente especialmente los niños menores de 5 y adultos mayores de 65 años a más.

Otras de los consejos es ventilar e iluminar con luz natural todos los ambientes (casa, oficina, transporte público, entre otros) y en caso de estar agripado no se debe acudir a lugares públicos para evitar contagiar a más personas y finalmente no se debe medicar por cuenta propia.

Lo mejor es prevenir vacunándose contra la influenza, La vacuna contra la influenza que se aplica en el servicio de salud protege contra los tres virus de esta enfermedad que más circulan en el país como son las cepas AH1N1, AH3N2 e Influenza B, esta vacuna trivalente es recomendada para el hemisferio sur porque en su composición contiene estas tres cepas.

La influenza es una enfermedad estacional causada  por un virus que ataca normalmente el tracto respiratorio alto (la nariz y garganta)  bronquios y raramente también los pulmones. La infección usualmente dura una semana  y es caracterizada por un inicio súbito de fiebre alta, dolores musculares, dolor de cabeza, severo malestar general, tos no productiva, dolor de garganta y secreción nasal. La mayoría de las personas se recupera en una o dos semana sin requerir tratamiento alguno. En los extremos de la vida (infancia y ancianidad) así como en personas que padecen enfermedades previas como: Enfermedades Respiratorias Crónicas, Diabetes Mellitus, Cáncer, Enfermedades Renales o Cardiológicas, la Influenza se constituye en un serio riesgo para la vida. En estas personas la infección puede desarrollar severas complicaciones, empeorar las enfermedades de fondo llegando inclusive a la neumonía y la muerte

La Influenza aparece rápidamente alrededor del mundo en epidemias estacionales, generando impacto económico en las poblaciones afectadas por los gastos que origina por concepto de atenciones, medicamentos, hospitalización y manejo de las complicaciones, así como por la pérdida de la capacidad laboral de las personas afectadas.

Las personas sanas pueden enfermarse gravemente a causa de la influenza y contagiar a su familia y amigos. La vacunación puede reducir los casos de influenza.

Las medidas más importantes para protegerse contra la enfermedad y a su familia son:

1.- aplicarse la vacuna anualmente, se recomienda que todas las personas de 6 meses de edad o más se vacunen contra la influenza. Muchos niños que reciben la vacuna contra la influenza por primera vez necesitan 2 dosis para tener protección contra la enfermedad, en casos particulares es recomendable que el pediatra del niño confirme si necesita una segunda dosis,

2.-  las medidas preventivas para evitar contagiarse contra la influenza son, evitar estar en contacto con personas que tengan dicha enfermedad, lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón. Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca ya que de esta manera se propagan los virus. Cúbrase la boca y la nariz cundo tosa o estornude.

Todas las personas corremos el riesgo de contraer la influenza, esta enfermedad puede causar fiebre, tos, dolor de garganta, congestión nasal, dolores musculares, de cabeza, escalofríos y fatiga o agotamiento corporal. Pero en algunas personas los síntomas pueden ser mucho más severos causando la hospitalización e incluso puede ser mortal.  Muchas personas pueden sufrir complicaciones graves relacionadas con la influenza como la neumonía o empeorar un problema de salud crónica ya existente especialmente los niños menores de 5 y adultos mayores de 65 años a más.

Otras de los consejos es ventilar e iluminar con luz natural todos los ambientes (casa, oficina, transporte público, entre otros) y en caso de estar agripado no se debe acudir a lugares públicos para evitar contagiar a más personas y finalmente no se debe medicar por cuenta propia.

Lo mejor es prevenir vacunándose contra la influenza, La vacuna contra la influenza que se aplica en el servicio de salud protege contra los tres virus de esta enfermedad que más circulan en el país como son las cepas AH1N1, AH3N2 e Influenza B, esta vacuna trivalente es recomendada para el hemisferio sur porque en su composición contiene estas tres cepas.